Los pros y los contras de la obsesiva "cultura de los selfies"

Los pros y los contras de la obsesiva "cultura de los selfies"


1 photo

Estimated read time: 3-4 minutes

This archived news story is available only for your personal, non-commercial use. Information in the story may be outdated or superseded by additional information. Reading or replaying the story in its archived form does not constitute a republication of the story.

Esta semana, Kim Kardashian West pasó a integrar la lista de autores publicados. Pero en vez de presentar sus reflexiones sobre la moda o la vida en Hollywood, su libro, “Selfish”, está compuesto por más de 400 fotografías de su rostro.

“Entendámonos: se trata de un libro cuyo único contenido son selfies”, escribió Laura Bennett en una reseña de “Selfish” para Slate. “Están ordenadas cronológicamente a lo largo de tres decenios, un folioscopio de maquillaje que va volviéndose más espeso y peinados cada vez más complicados”.

El proyecto es el último tema de discusión en un debate público sobre la vida en una cultura obsesionada por las selfies. Para algunos, incluida Bennett, las fotos son tontas pero inofensivas, emblemáticas de los estadounidenses jóvenes que pasan cada día horas en los sitios de medios sociales. Sin embargo, otros temen que las selfies representen una característica narcisista perturbadora en el Estados Unidos contemporáneo.

Este año, un par de científicos de la Universidad de Ohio publicaron su investigación sobre la relación entre hacerse selfies y los rasgos psicológicos no deseables del narcisismo, la psicopatía y el Maquiavelismo, o sea una inclinación hacia la manipulación. El estudio analizó hábitos y personalidades en los medios sociales de 1.000 hombres en edades que van de los 18 a los 40 años.

“Subir muchas selfies se relacionó con un mayor narcisismo así como también con la psicopatía”, informó Psychology Today en su artículo sobre la investigación. “El trabajo de investigación sugiere que es más probable que los narcisistas se exhiban en las selfies y hagan un esfuerzo por mostrarse lo mejor posible en esas fotos”.

El estudio no pretende que todos los hombres obsesionados con las selfies son psicópatas, pero ilustra hasta qué punto la práctica puede sacar a relucir los peores aspectos de la personalidad de un individuo, informó The Huffington Post en ese momento.

Los defensores de las selfies no niegan que la práctica puede ser egoísta, pero señalan que las fotografías elevan la posibilidad de una conexión personal en una época en la cual las interacciones sociales tienen lugar primordialmente online. Es también la opinión de la reportera Jenna Wortham en un artículo aparecido en The New York Times.

“Es demasiado simplista descalificar el fenómeno de las selfies”, escribió. “Recibir una foto del rostro de la persona con la que estamos hablando devuelve el elemento humano a la interacción, que se ve fácilmente desplazado si la interacción se basa principalmente en el texto”.

Y agrega “(Las selfies) tienen que ver con mostrar a los amigos y la familia la alegría cuando se está pasando un buen día o abrir un diálogo o línea de comunicación utilizando una imagen”.

Como escribe Bennett en su reseña de Slate, “Egoísta” vale para todos, especialmente para aquellos que se hacen los exquisitos con las selfies. Esta semana trajo consigo otro nuevo libro para los integrantes de ese bando: “Unselfish: Love Thy Neighbor as Thy Selfie”. Está lleno de fotos de personas que se ocupan de otros. Email: kdallas@deseretnews.com Twitter: @kelsey_dallas

Photos

Kelsey Dallas

    SIGN UP FOR THE KSL.COM NEWSLETTER

    Catch up on the top news and features from KSL.com, sent weekly.
    By subscribing, you acknowledge and agree to KSL.com's Terms of Use and Privacy Policy.

    KSL Weather Forecast