La re-evaluación de su propósito en la mitad de su vida

La re-evaluación de su propósito en la mitad de su vida

By Marsha Maxwell | Posted - May 11, 2015 at 3:46 p.m.


3 photos

This archived news story is available only for your personal, non-commercial use. Information in the story may be outdated or superseded by additional information. Reading or replaying the story in its archived form does not constitute a republication of the story.

A Cynthia Bowman su asesor financiero le dijo que estaba cometiendo un error.

Cynthia y su marido, Brad, de 42 y 54 años, se definían a sí mismos como “adictos al trabajo los siete días de la semana”. Tenían una exitosa mueblería en Los Ángeles, trabajaban durante horarios prolongados y viajaban una hora de ida y una de vuelta. Pero soñaban con vivir a un ritmo más lento, pasar juntos más tiempo ellos dos y con sus hijas, de 8 y 14 años.

Cynthia se puso a fantasear con un juego de “qué pasaría si” para activar su imaginación.

“¿Qué pasaría si con mi marido fuéramos a un bar todos los días a tomar café con leche juntos? ¿Qué pasaría si estuviéramos más en casa para las chicas? ¿Qué pasaría si viajáramos más en auto a lugares que no conocemos?” se preguntó. “¿Qué pasaría si la vida fuera más divertida que ahora?”

Pensó seriamente en hacer realidad su vida imaginaria y decidió mudar a su familia a San Sebastián, España. El asesor financiero recomendó a los Bowman que no abandonaran su negocio durante sus mejores años de ganancias, pero haciendo números, Cynthia se dio cuenta de que con una planificación cuidadosa, podía cambiar la vida de su familia.

La inestabilidad del empleo, los cambios de relaciones, la enfermedad, la muerte, la crisis financiera u otros acontecimientos de la vida pueden llegar a obligar a las personas a reorganizar sus vidas prácticamente en cada etapa. Hay, empero, quienes deliberadamente redefinen sus vidas entre los 40 y los 50, no como consecuencia de la típica crisis de la mediana edad, sino porque quieren armonizar su camino con la visión de sus objetivos en la vida.

“Antes de los 40, pensamos que tenemos una cantidad infinita de tiempo por delante. Pero de pronto comenzamos a darnos cuenta de que no es así”, dijo Steven Mintz, que estudia historia social en la Universidad de Texas en Austin. Tomar conciencia de que la vida es breve puede llevar a hacer un balance y posiblemente a crear un futuro diferente del pasado.

“No es exactamente lo mismo que una crisis de la mediana edad”, dijo Mintz. “La mediana edad es un tiempo, posiblemente, de reinvención, pero debemos estar muy atentos a cómo lo hacemos. Ahora tenemos grandes expectativas de vida, de modo que no debemos estancarnos. Aprovechemos las oportunidades pero hagámoslo de una manera calculada”.

La paradoja de la elección

Antes de decidirse a ir a vivir a España, los Bowman analizaron sus recursos financieros y sumaron sus costos previstos para alimentos, alojamiento y salud. Buscaron opciones de enseñanza para sus hijas y opciones de empleo para ellos antes de decidir vender su tienda.

“Me di cuenta de que el dinero estaba y eso me alentó”, dijo Cynthia. Cynthia trabaja ahora como periodista independiente, y Brad está decidiendo cuál será su próxima profesión.

En San Sebastián, los Bowman llevan una vida más simple y relajada con menos posesiones después de haber abandonado lujos comunes como un lavavajilla. Van caminando a restaurantes, tiendas y establecimientos culturales, disfrutan de prolongadas pausas para almorzar en familia y pasan tiempo en la playa cercana a su departamento.

No han dejado de pensar en el futuro. Todavía siguen siendo propietarios de su casa en Los Ángeles y están evaluando en qué momento retornar a los Estados Unidos. Cuando lo hagan, “creo que seremos más selectivos en cuanto a dónde vivir y elegiremos una comunidad donde podamos trasladarnos caminando o en bicicleta. Continuaremos viviendo de manera simple, reflexiva y con una cantidad mínima de cosas”, dijo Cynthia.

En su trabajo como historiador social, Mintz analiza no sólo las decisiones individuales, sino también cómo afectan tendencias más amplias lo que ocurre en las personas.

“El adulto medio tiene 11 empleos diferentes en tres campos profesionales distintos. No fue así la experiencia de mi abuelo”, dijo. “Para quienes se casan, casi la mitad pasará por un divorcio, pero una porción significativa de la población directamente no se casará, y tenderá a pasar por muchas relaciones. Eso es una nueva experiencia”.

Vidas más largas, una menor estabilidad y una mayor libertad generan una “paradoja de la elección”, dice. Tener más opciones hace que elegir resulte más estresante.

Camilla Joubert, motivadora con sede en Vancouver, aconseja a sus clientes analizar qué les aportó plenitud en el pasado a la hora de tomar decisiones relativas al futuro.

“El pasado nos proporciona formas fantásticas de saber de dónde venimos”, dijo. “Miremos el pasado como un espacio lleno de recursos. Pensemos en los momentos que disfrutamos en el pasado e identifiquemos qué era importante en ese momento”.

Joubert considera que a la hora de intentar crearse una vida gratificante, las personas suelen concentrarse demasiado en las opciones de carrera.

“Muchas veces, se estresan pensando ‘¿Cuál es mi pasión? Todos parecen haberla descubierto menos yo’”, dijo.

Cambiar de profesión puede o no aportar gratificación en la madurez. Es fácil imaginar que el césped es más verde del otro lado de la pared de mi cubículo, pero si el trabajo actual nos aporta un sentimiento de estar cumpliendo una misión, un desafío cotidiano, y oportunidades de aprender, de acceder al liderazgo y flexibilidad, probablemente sea mejor de lo que creemos, según Relevant Magazine.

Pequeños cambios

Los cambios radicales como los realizados por los Bowman quizá no sean factibles ni necesarios para otros. Quienes experimentan insatisfacción después de los 40 podrían elegir una nueva profesión, una nueva relación o una nueva ciudad, pero a veces lo mejor es probar cosas nuevas en menor escala.

Joubert aconseja pensar qué les ha generado plenitud en la vida cotidiana y luego preguntarse: ‘¿Qué me impide hacer esto con más frecuencia?” Los perfumes, colores y sensaciones favoritos pueden dar una pista de cómo encontrar alegría en las experiencias cotidianas.

La escritora Andrea Jarrell decidió combatir el estancamiento después de los 40 probando “52 cosas distintas” cuando cumplió esa edad. Trató de hacer surf, de cortarse el pelo y realizó viajes a Londres e India. Hasta les pidió a sus hijos que le arrojaran tortas a la cara.

“Empecé a anhelar esa sensación de sorprenderme respecto de mí misma, de cuáles son mis gustos y de qué soy capaz”, escribió en The Huffington Post.

Además de hallar gratificación y luchar contra el estancamiento, las personas que atraviesan una crisis de la mediana edad también deben aceptar los errores y las experiencias dolorosas, según la psicóloga Tamra Greenberg de la Universidad de California, San Francisco.

“Pasar los 40 brinda una oportunidad fantástica para hacer un balance de lo realizado y lo que se quiere realizar”, dijo. “Si usted ve que tomó algunas decisiones que le generaron infelicidad, lo fantástico de esta época histórica es que probablemente tenga una larga vida. Por lo tanto, es una gran oportunidad para pensar qué cambios quiere hacer”.

Para Greenberg, los 40 son una época para deplorar los errores pasados así como también las oportunidades perdidas.

“La vida es limitada. No podemos tenerlo todo”, dijo. “Parte de la vejez tiene que ver con lamentar las cosas que no hemos podido realizar”.

“Lo principal es desarrollar una voz interior compasiva y no castigarnos por los errores pasados”, dijo. “Debemos ser muy compasivos con nosotros mismos”. mmaxwell@deseretnews.com.

Photos

Marsha Maxwell

    SIGN UP FOR THE KSL.COM NEWSLETTER

    Catch up on the top news and features from KSL.com, sent weekly.
    By subscribing, you acknowledge and agree to KSL.com's Terms of Use and Privacy Policy.

    KSL Weather Forecast