News / 

Los 'sí pero', y la verdadera razón por la que no haces las cosas

Los 'sí pero', y la verdadera razón por la que no haces las cosas



Estimated read time: 5-6 minutes

This archived news story is available only for your personal, non-commercial use. Information in the story may be outdated or superseded by additional information. Reading or replaying the story in its archived form does not constitute a republication of the story.

SALT LAKE CITY - Me paso todo el día con mis dos hijos de 3 años de edad que se me amontonan. Mis gemelos han descubierto que la unión hace la fuerza, y está claro incluso antes del desayuno que me superan en números.

Ellos hacen pucheros y se quejan de cosas que saben que no pueden tener, tratando de negociar dulces para el desayuno, cereales para el almuerzo o alguna razón para sacar los marcadores (ellos ya han demostrado una y otra vez que no se les puede confiar con los marcadores). Sus creativas mentes pequeñas también idean el doble de posibilidades - lo que no piensa uno, se le ocurre al otro. Ayer tuve que decir: "por favor, no usen el cepillo de dientes para limpiar las paredes."

Por lo general no importa lo que yo esté pidiendo o que tan legítimos sean mis pedidos, mi hijo menor siempre responde, "Sí, pero..." y pone una excusa. De hecho, este patrón de conversación sucede con tanta frecuencia que he aprendido a anticiparme y decirle rápidamente "Y no hay peros."

Soy su madre, no quiero oír sus excusas. Aunque estoy segura de que tiene buenas intenciones, estoy esperando acciones.

Por supuesto - al igual que con la mayoría de las frases que nuestros niños dicen regularmente - Yo misma me he escuchado recientemente decir "Sí, pero" al defender mis propias acciones o al poner excusas.

He tenido la misma terrorífica tarea en mi lista de cosas más importantes para hacer todos los días por una semana; y cada día que pasa no lo hago, a pesar de que tiene el potencial para ayudar tremendamente a mi negocio.

¿Por qué todavía no consigo hacerlo hoy? Los “sí-pero” llenan mi mente: es muy difícil; tengo miedo; no quiero hacerlo; no tengo tiempo suficiente. Esas son todas excusas. La verdad es que tendré que salir de mi zona de confort, y tengo miedo a fracasar.

¿Pones excusas y sí-peros para mantenerte en tu zona de confort?

Martha Beck, columnista de la Revista O, define los "sí-pero": "El 'sí' nos empuja hacia nuestra pasión; el "pero" nos deja muertos en el camino. El “sí, pero” es el prefacio de infinitas justificaciones para evitar las cosas que buscan nuestros corazones".

¡Esa es una revelación!

Estas son algunas de las excusas más comunes que nos detienen de todo los que tenemos que lograr y que sabemos que tenemos que hacer (y la verdad detrás de esas excusas).

No tengo tiempo suficiente.

No es ningún secreto, todos tenemos exactamente 24 horas cada día. No tenemos ni más ni menos que cualquier otra persona, aunque a menudo no se siente de esa manera. El usar el tiempo como excusa no permite que seas honesto contigo mismo. Muchas veces decimos a los demás que no tenemos tiempo suficiente porque no queremos decirles que no nos interesa o no queremos explicar que lo que nos están pidiendo no es importante para nosotros. Hacemos tiempo para las cosas que son importantes para nosotros.

El tiempo también es mal utilizado. Tal vez te hubieran venido bien otras tres horas en el día, pero es probable que podrías haber utilizado mejor las 24 horas que tenías.

Es demasiado difícil.

El miedo nos puede paralizar. Al igual que en mi caso, podemos tener tanto miedo al fracaso que ni siquiera intentamos. Pero en lugar de admitir el miedo, sólo quisiéramos creer que la tarea es demasiado difícil o está más allá de nuestras capacidades. Lo más probable, sin embargo, es que somos lo suficientemente fuertes y que tenemos la capacidad de hacerlo.

El Dalai Lama lo dijo así, "al darnos cuenta de nuestro potencial y con autoconfianza en la capacidad propia, se puede construir un mundo mejor."

No sé por dónde empezar.

Por lo general, el empezar en la dirección correcta es la parte más difícil. Si una búsqueda en Internet no es suficiente para ayudarte, encuentra el coraje para acercarte a alguien que haya logrado lo que esperas hacer y pídele que sea tu mentor o que te de consejos.

Con tanta información disponible con un clic, el no saber por dónde empezar realmente es sólo una excusa.

No soy lo suficientemente bueno.

Para algunas personas, el pensamiento que a menudo se les viene es, "¿Quién me creo que soy?" Puedes sentir que no te mereces la oportunidad que tienes o el éxito que podrías lograr. La verdad es que tienes una combinación de dones especiales únicos en el mundo. Eres exactamente lo que se necesita.

Y si a los demás no les gusta lo que aportas, ¿qué importa?

Martha Beck sugiere: "La próxima vez que te escuches decir "Sí, pero...", pregúntate si estás describiendo un verdadero obstáculo que no pueda ser superado. Si no es así, haz exactamente lo que tu ‘sí, pero’ dice que no deberías hacer." Amiel Cocco se recibió con una licenciatura (B.A.) en Mercadotecnia y Comunicaciones de la Universidad Brigham Young. Actualmente vive en Buenos Aires, Argentina con su esposa y sus dos hijas. Email: acocco@deseretdigital.com

SIGN UP FOR THE KSL.COM NEWSLETTER

Catch up on the top news and features from KSL.com, sent weekly.
By subscribing, you acknowledge and agree to KSL.com's Terms of Use and Privacy Policy.

KSL Weather Forecast