Tres consejos de oro para lograr una mejor comunicación con nuestros hijos

Tres consejos de oro para lograr una mejor comunicación con nuestros hijos



Estimated read time: 5-6 minutes

This archived news story is available only for your personal, non-commercial use. Information in the story may be outdated or superseded by additional information. Reading or replaying the story in its archived form does not constitute a republication of the story.

Un padre nos comparte las tres cosas más importantes que el aprendió como padre, no por haber tomado una clase o por haber leído toda la bibliografía que hay acerca del tema, pero porque las mismas experiencias de la vida se lo ensenaron. Les contamos tres reglas de oro, que aunque sencillas, son impresionante sabias y fáciles de poner en practica.

“Póngalo en hielo”:

No es necesario el reaccionar tan rápidamente ante cualquier situación. Reduzca la velocidad y deténgase a pensar. Una erupción como la del Monte Vesubio, escupiendo las palabras y las emociones, no funciona. Da miedo y enseña modelos de comportamiento inapropiado para sus hijos.

La clave está en asegurarse en que su hijo entienda que el tema está "abierto " y que va a volver a conversar con él/ella después de que ambas partes tengan la oportunidad de pensar y reflexionar acerca de lo sucedido.

Con los niños pequeños que se portan mal, se los puede levantar, llevarlos a su habitación, y tener una charla firme después de un par de minutos de tiempo de enfriamiento. Pero con los niños mayores, esa táctica no funciona. Además, si atacas verbalmente a un niño mayor en el calor del momento, son propensos a sentirse acorralado y atrapados.

Los niños quieren sentirse respetados desesperadamente. Incluso cuando ellos no muestren ese respeto hacia usted. Ellos quieren ser escuchados. Trate de introducir los temas acerca de los que quiere hablar con respeto hacia ellos. Como padres nos frustramos y tratamos de imponernos, logrando mayor revendía por parte de ellos.

La regla de los 30 segundos:

No ofrezca conferencias o charlas disciplinarias. Y cuando sienta la necesidad de dar una conferencia, limítelo a 30 segundos.

Los niños odian las conferencias o monólogos disciplinarios. Si usted no puede conseguir transmitir su mensaje de forma breve, entonces tal vez debe re-pensar lo que desea transmitir.

Cuando siento la necesidad de ‘predicar’ o hablar acerca de un tema con mis hijos, trato de plantearme la forma en que pueda presentar el tema en un lapso de 30 segundos. Cuando siento que lo puedo hacer, les digo que tengo un tema que me preocupa y que quiero hablar con ellos, y les pido 30 segundos de su tiempo.

¿Y sabes qué ? Nueve de cada 10 veces, mis hijos me dicen que tienen esos 30 segundos disponibles en ese mismo momento.

¿Y sabes algo más? Ellos escuchan.

Termino mi sermón de medio minuto con algo como: "Bueno, eso es lo que yo quería que lo supieras. Quiero oír tus pensamientos más tarde hoy, cuando estés listo para hablar”.

A veces quieren hablar de inmediato. Y a veces tengo que sacar el tema de nuevo un poco más tarde. Pero es casi siempre un camino más suave para una conversación abierta y sincero.

Comience con 30 segundos. Funciona.

Deje de solucionar todo por ellos:

Esto me llevó años entender. El dejar de resolver todo por ellos, es uno de los mas difíciles, ya que como padres queremos resolver todo.

Estoy hablando de esos momentos en la vida cuando los niños están sintiendo dolor, o se encuentran frustrados o enojados por una serie de cosas. Los amigos, entrenadores desleales, profesores difíciles, hermanos molestos; la lista podría ocupar millas de largo. Recuerdo que cada vez que escuchaba a mi hija hablar de sus problemas, yo me moria por decirle que era lo que debía hacer para deshacerse de ellos.

"Esto es lo que tiene que hacer con sus amigos - "

"La próxima vez que tu entrenador te diga, bla , bla , bla , debes - "

"Bueno, nunca debes dejar que tus amigos te digan - "

¿Y sabes lo que he aprendido ? Los niños no siempre quieren que les digas qué hacer. No siempre es necesario el crear una estrategia. Es importante reconocer que ellos son mucho más resistentes y capaces de lo que usted piensa y que hay que darles el crédito correspondiente.

Si usted hace memoria, cuando era mas joven, lo que mas buscaba era la comprensión de parte de sus padres. Sus hijos buscan lo mismo. Cuando mi hija tenia 13 años, se encontraba en su habitación, enojada y triste. Yo decidí entrar a su cuarto y sentarme en el piso junto con ella mientras los dos mirábamos el techo. Yo permanecí en silencio hasta que ella m dijo que odiaba a sus amigos. Luego de contarme lo que le pasaba y de yo prestar toda la atención que ella necesitaba, pude ver su alivio. Ella no me necesitaba para que yo le ayudar a resolver el problema, ella me necesitaba en su zona, presente y dispuesto a no juzgarla sino a comprenderla.

Estoy convencido de que mis acciones de ese día, le enviaron un mensaje mucho más importante que si yo me hubiera sentado con ella a tratar de darle ideas en como yo resolvería su problema.

La desaceleración, el tomarse el tiempo para pensar, el ajuste fino de sus mensajes, y el reconocimiento de las emociones de su hijo, son colectivamente algunas de las mejores maneras de construir comunicaciones mucho mas fuertes .

Le invitamos a que ponga a prueba estos consejos, “las recompensas, pueden ser abundantes”. Mariel Reimann is the Media Manager at KSLespanol. She's studied law at the National University of Cordoba, currently resides in Salt Lake City, Utah. Email: mreimann@ksl.com

Most recent Latino stories

Mariel Reimann

    SIGN UP FOR THE KSL.COM NEWSLETTER

    Catch up on the top news and features from KSL.com, sent weekly.
    By subscribing, you acknowledge and agree to KSL.com's Terms of Use and Privacy Policy.

    KSL Weather Forecast

    e