News / 

Fin de año al borde del precipicio fiscal

Fin de año al borde del precipicio fiscal



Estimated read time: 7-8 minutes

This archived news story is available only for your personal, non-commercial use. Information in the story may be outdated or superseded by additional information. Reading or replaying the story in its archived form does not constitute a republication of the story.

Al cierre de este edición continuaba el conteo regresivo para lograr el acuerdo entre el presidente Obama y el Congreso republicano. Sin embargo el Presidente Obama en una alocucion aseguró que "un acuerdo está casi listo, pero aún no está hecho" en las negociaciones entre republicanos y demócratas, para evitar el llamado "abismo fiscal". El presidente pidió a los legisladores un último esfuerzo para cerrar el compromiso antes de que acabe el año. Obama recordó que su preferencia hubiera sido hace tiempo "un acuerdo amplio", con todos sus elementos, pero criticó que los republicanos, que tienen mayoría en la Cámara de Representantes, no hayan sido receptivos a ese gran objetivo. Sugirió, de esta forma, que demócratas y republicanos se encaminan a un acuerdo menor, que evitaría al menos la subida generalizada de impuestos a partir de mañana. "El evitar un incremento de impuestos para la clase media ha sido mi mayor prioridad", recordó a este respecto Obama en uno de los auditorios de la Casa Blanca, rodeado por unas decenas de personas que la Casa Blanca describió como "de clase media". "Hay progreso, hay un acuerdo a la vista pero todavía no se ha concluido", insistió. "Vamos a resolver este problema en varios pasos. Trabajando a contrarreloj, los negociadores de la Casa Blanca y legisladores republicanos redujeron sus diferencias el lunes en las discusiones para evitar que suban los impuestos y se recorte el gasto público, una combinación que ha sido denominada "precipicio fiscal". Funcionarios del Congreso familiarizados con las negociaciones entre el vicepresidente Joe Biden y el líder republicano en el Senado Mitch McConnell dijeron que un punto importante pendiente es si posponen los recortes al gasto que están programados para comenzar el 1 de enero. Los republicanos quieren reemplazar la reducción generalizada con recortes enfocados en otras partes del presupuesto, pero la Casa Blanca y los demócratas se resisten. Al mismo tiempo, demócratas informaron que ambas partes están llegando a un acuerdo sobre los impuestos. Los demócratas han ofrecido extender los actuales recortes de impuestos para las familias que ganen hasta 450.000 dólares al año y para individuos que ganen hasta 400.000. El presidente Barack Obama quería originalmente que los recortes se extendieran sólo para las familias que ganaran menos de 250.000 dólares anuales y los individuos con ingresos menores a 200.000. Cualquier acuerdo general también es probable que incluya una cláusula que evite un aumento de la leche el próximo año, extienda el subsidio a los que llevan meses desempleados y evite que se recorten en 27% los honorarios de los médicos que atienden a pacientes del programa gubernamental de asistencia médica para los ancianos Medicare. A menos que se llegue a un acuerdo y lo apruebe el Congreso para el inicio del 2013, entrarán en vigor incrementos de impuestos por más de 500.000 millones de dólares, y se recortarán gastos en diversos programas federales por 109.000 millones. Las personas familiarizadas con las negociaciones hablaron con la condición de guardar el anonimato a fin de poder discutir negociaciones internas. Previamente el presidente Barack Obama había exhortado al Congreso a evitar que suban los impuestos y se recorte el gasto en enero, con lo que la economía estadounidense caería en el llamado "precipicio fiscal". Obama señaló además que el país "no puede permitirse que una herida políticamente autoinfligida" lastime a la economía nacional. El mandatario indicó en su mensaje semanal por radio e internet que cree que los líderes legislativos son capaces de alcanzar un acuerdo que pueda ser aprobado por las dos cámaras antes de que se caiga en el abismo presupuestario. Exhortó a "la política de Washington" a no interponerse en el camino del "progreso de Estados Unidos". En el mensaje sabatino de los republicanos, el senador por Misurí Roy Blunt manifestó que "la inacción no debe ser una opción" y que el país puede salvar el abismo fiscal si Obama y el Senado controlado por los demócratas trabajan con los opositores para resolver el problema. Sin embargo horas después los principales negociadores del Senado que luchan para evitarlo ofrecieron una valoración pesimista, cuando faltaban escasamente horas de que venza el plazo para evitar que virtualmente todos los trabajadores estadounidenses sufran un alza en sus impuestos. Sin embargo, continuaban las negociaciones, con el vicepresidente Joe Biden tomando un nuevo papel. Con ambos bandos enfrentados sobre cuánto debe aumentarse el impuesto para quienes tienen más ingresos y sobre cómo manejar el impuesto por sucesión, entre otros asuntos, las negociaciones entre el líder de la mayoría demócrata en la cámara alta Harry Reid y el republicano líder de la minoría Mitch McConnell parecen haberse estropeado. Un vocero de McConnell dijo que éste se acercó a Biden, amigo suyo de hace mucho tiempo, con la esperanza de romper el estancamiento. Los republicanos retiraron una propuesta largamente discutida de disminuir incrementos futuros por costo de vida a beneficiarios del Seguro Social como parte de un acuerdo para evitar el abismo fiscal. Los demócratas dijeron que esa propuesta había arruinado las negociaciones y los senadores republicanos que salieron de una reunión a puertas cerradas entre ellos afirmaron que ya no es parte de la ecuación. Los asistentes de ambas partes dijeron que persiste el desacuerdo sobre a qué nivel de ingreso se elevarán los impuestos, sobre los impuestos en los estados más grandes y sobre si las exigencias de nuevo dinero para evitar el recorte de pagos a médicos del programa de asistencia pública para los ancianos (Medicare) y para la renovación de prestaciones por desempleo a estadounidenses sin trabajo desde hace mucho tiempo. Los asistentes pidieron no ser identificados por su nombre debido a la delicadeza de las negociaciones. Está en juego un aumento generalizado de impuestos y un recorte amplio en el gasto de gobierno con el inicio de 2013. A esa suma se le llama precipicio fiscal. Los economistas advierten que los dos golpes —que los líderes de ambos partidos han dicho que desean evitar— podrían enviar a la aún frágil economía estadounidense de vuelta a la recesión. Reid dijo que ha estado en contacto frecuente con el presidente Barack Obama, quien en una entrevista transmitida por televisión culpó a los republicanos de poner en riesgo a la tambaleante economía el país. "Hemos estado hablando a los republicanos desde que terminó la elección", informó Obama en la entrevista que fue grabada el sábado y transmitida el domingo en el programa "Meet the Press", de la cadena NBC. "Ellos han tenido problemas para decir sí a varias ofertas reiteradas", agregó. "La atmósfera es desalentadora", dijo el senador independiente Joe Lieberman, quien apoya a los demócratas en el tema. Afirmó que le sorprendería mucho si se logra un acuerdo el domingo. "Las partes están más apartadas de lo que yo esperaría que estuvieran a esta altura", agregó. El giro pesimista ocurrió en mientras los miembros de la Cámara de Representantes y el Senado regresaron al Capitolio para una inusual sesión dominical. Reid y McConnell habían esperado tener un anteproyecto para presentar a sus compañeros de partido a media tarde. "Me preocupa la falta de sentido de urgencia aquí. Hay demasiado en juego", dijo McConnell. Reid comentó que no está "demasiado optimista", sino "prudentemente optimista", pero reiteró que cualquier acuerdo no incluiría el menos generoso ajuste por inflación para el Seguro Social. AP

Reinaldo Escobar

    SIGN UP FOR THE KSL.COM NEWSLETTER

    Catch up on the top news and features from KSL.com, sent weekly.
    By subscribing, you acknowledge and agree to KSL.com's Terms of Use and Privacy Policy.

    KSL Weather Forecast