Los paises latinoamericanos víctima de la inseguridad, la corrupción y la inestabilidad política

Los paises latinoamericanos víctima de la inseguridad, la corrupción y la inestabilidad política



Estimated read time: 8-9 minutes

This archived news story is available only for your personal, non-commercial use. Information in the story may be outdated or superseded by additional information. Reading or replaying the story in its archived form does not constitute a republication of the story.

México es víctima de un auge inusitado de violencia e inseguridad, derivado de la lucha de los cárteles entre si y de estos contra el estado. Las recientes elecciones en las que un joven político se alzó con el triunfo, a nombre del antiguo PRI están siendo cuestionadas por la izquierda, empujando al país a un peligroso clima de incertidumbre. El descontento generalizado, la desesperanza y la falta de credibilidad en los partidos y las instituciones se han apoderado de los mexicanos. Si el nuevo Gobierno, no logra consolidar su legitimidad se estaría abriendo paso un escenario de inestabilidad política muy peligroso, para la nación azteca. Un Gobierno débil y sin apoyo fortalecería a los grupos ilegales ahondando la criminalidad y el descontento, frente a la incapacidad estatal para garantizar la tranquilidad y la paz de sus ciudadanos. Mezcla explosiva La penetración de la banda mexicana de los Zetas a través de la frontera, el narcotráfico, las pandillas y la tradicional cultura de la violencia son una mezcla explosiva en Guatemala. Aunque el Gobierno mantiene la voluntad política de combatir el crimen con “mano de hierro”, también ha reconocido que la guerra contra el narcotráfico se está perdiendo. Casi la mitad del territorio guatemalteco está fuera del control gubernamental, lo que aumenta la pobreza endémica de su población. Reinan las pandillas La inmigración que generó el boom de la economía salvadoreña, a través del envío de dinero desde el exterior, ahora le está pasando la cuenta de cobro. La ausencia de sus padres porque emigraron a otro país o se ocuparon en dos y tres trabajos para sostenerlos, produjo una generación de desarraigados tanto en El Salvador como en Estados Unidos. Los que se quedaron, perdieron la costumbre de trabajar a causa de la cultura de las remesas que les llegaban del familiar inmigrante. El ocio fue el terreno ideal, para el nacimiento de las pandillas que se vieron acrecentadas por el alto número de deportados que empezaron a llegar. El problema pasó de ser un asunto policial, para convertirse en una amenaza para la seguridad nacional de El Salvador. El Gobierno está ensayando la fórmula de una tregua con las pandillas que siembran el terror por todo el país dirigidos, desde las cárceles por sus cabecillas. Estado fallido Con una tasa de 148 asesinatos por cada 100,000 habitantes, la ciudad hondureña de San Pedro Sula ha desbancado a Ciudad Júarez, en México, como capital mundial de las muertes violentas. Situada en el camino del tráfico de drogas entre Sudamérica y Estados Unidos, las causas de tal nivel de violencia parecen recaer en la pobreza extrema, la corrupción del Gobierno y el negocio de las drogas, que controla en gran parte la ciudad. La inseguridad es total y la población se encuentra en medio del fuego de las pandillas, y los grandes cárteles de la droga mexicanos que utilizan a Honduras, como un país puente de la comercialización de narcóticos. La justicia y la Policía están infiltradas por los delincuentes y las autoridades reconocen que han perdido el control del orden. Miseria y corrupción El régimen socialista de Ortega ha profundizado la miseria material, y la corrupción de las instituciones políticas en Nicaragua. El exguerrillero Ortega se hizo reelegir de manera inconstitucional, generando un ambiente de escepticismo institucional y desesperanza de cambio en la población. La presencia del narcotráfico, también ha generado un elemento más de violencia que se suma al clima de corrupción imperante, en la sociedad civil nicaragüense. Guerra civil Venezuela, el país más rico de América Latina, está actualmente importando más del 70 % de los alimentos, para tratar de paliar la escasez producida por el fracaso del socialismo del siglo XXI, adelantado por el Gobierno del presidente Chávez. Al empobrecimiento generalizado se le suma la inseguridad rampante, que arroja cifras escalofriantes como la de más de 40,000 asesinatos al año. La polarización política que divide al país podría convertirse en una verdadera guerra civil, si se produce un fraude o golpe de estado, ante la eventualidad de la pérdida del poder por parte del régimen chavista, en las próximas elecciones o por la muerte del mismo Chávez. Una guerra civil al estilo de Libia o Siria podría ser el escenario inminente, para Venezuela. Retroceso La política apaciguadora frente al terrorismo del presidente, Juan Manuel Santos ha revivido el caos imperante en Colombia, con anterioridad al gobierno de su antecesor, Alvaro Uribe. Su amistad con Chávez alineó al país en torno a la política internacional del socialismo del siglo XXI, adelantada a través de la organización Unasur. La inseguridad se ha vuelto a generalizar, y los grupos terroristas han vuelto a imponer su ley en el país. La institucionalidad se encuentra en una severa crisis, por una justicia corrupta y politizada que se ha dedicado a absolver a los delincuentes, y castigar a los militares que los persiguen. El descontento es generalizado, la administración nacional y de la ciudad capital se encuentran semiparalizadas, generando una polarización política muy peligrosa en un país lleno de grupos terroristas y mafias armadas. Aislamiento La inconformidad con el gobierno del indio, Evo Morales llegó hasta los propios indígenas bolivianos. El discípulo de Chavez en los Andes mantiene las fracasadas políticas de su mentor, sumiendo a su país, en un mayor aislamiento internacional y pobreza. Nacionalización de empresas privadas, protestas, crímenes y represión a la oposición sumergen a Bolivia, en la más peligrosa inestabilidad. Dictadura legal Mediante un referendum constitucional, el presidente Correa está convirtiendo a Ecuador en una segunda Venezuela. Las reformas buscan perpetuarlo en el poder, y permitirle controlar los otros poderes. Sus amenazas a la prensa y a la oposición completan, un panorama desolador de recorte a las libertades individuales. Parias Las políticas neosocialistas y demagógicas de Cristina Kirchner tienen a Argentina en una crisis política, económica y social con consecuencias que pueden resultar catastróficas. Argentina ha vivido ciclos parecidos que han terminado en golpes de estado, guerras o graves crisis, como la desatada por el denominado “corralito”. La inflación galopante, la crisis fiscal y las disputas del Gobierno con los sindicatos y los periodistas contribuyen al deterioro de la situación. La nacionalización de las acciones de la empresa de petróleos española Repsol, alineó a Argentina con los países parias en el mundo financiero. Desestabilización Los escándalos y las arbitrariedades del presidente Lugo, un obispo fracasado de la misma línea de Chávez, colmaron la paciencia de los paraguayos, quienes a través de su Congreso le revocaron el poder, por vía constitucional. El nuevo Presidente con una legitimidad menguada, enfrenta un panorama de inestabilidad interna propiciada a través de Unasur, por un exchofer de bus convertido en Canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, quien instara a los militares paraguayos a un golpe de estado, en favor de Lugo. La presión internacional sobre Paraguay amenaza con sumir al país en una grave situación de interinidad, semejante a la que vivió Honduras, tras la deposición de Zelaya con consecuencias imprevisibles, para la democracia en ese país. Violencia urbana El gigante latinoamericano está padeciendo los males propios de las sociedades que pasan de la pobreza a la riqueza. La criminalidad y la violencia asociada al narcotráfico han aumentado, al ritmo que lo hace el poder adquisitivo de la sociedad. En la gran región nordeste de Brasil existe una total parálisis de la fuerza pública, lo que ha permitido disparar los índices de criminalidad. El consumo de droga se ha triplicado, y la violencia urbana son solo superados en Suramérica por Venezuela. El crecimiento del poder adquisitivo de su población, la desaceleración económica y la inmigración, configuran un panorama de grandes desafíos con consecuencias sociales en el futuro inmediato de la nueva potencia. Parálisis La violencia urbana y la parálisis política, producto de un gobernante sin liderazgo ni mayorías parlamentarias mantienen a Uruguay, en una difícil situación. El Gobierno carece de credibilidad y la inseguridad se ha apoderado de un país, tradicionalmente pacífico. Los altos consumos de droga en la población, la pérdida de los valores y la presencia de elementos radicales en el Congreso tienen al país, sometido a una parálisis administrativa y de autoridad, que se siente en cada rincón de la nación. Desesperanza La férrea dictadura de los decrépitos hermanos Castro persiste en Cuba, manteniendo a 11 millones de personas en condición de indigencia. La persecución a los disidentes e intelectuales se mantiene, y no hay esperanza de cambio. Cuba continúa exportando su modelo socialista fracasado y violento, al resto de América contribuyendo a su atraso y deterioro institucional. Colonialismo Inglaterra mantiene el último vestigio de colonialismo en Latinoamérica, al no reconocer la soberanía de las Malvinas a Argentina. Las Malvinas vuelven a ser epicentro de una intensa batalla diplomática, pero en medio de una situación muy volátil, especialmente, si se tiene en cuenta el pasado no muy lejano Angel Reinaldo Escobar is a journalist with more than 10 years of experience as a political editor in Washington DC and 3 years in Salt Lake City. He is an expert in politics, Hispanic issues, national and hemispherical security

Reinaldo Escobar

    SIGN UP FOR THE KSL.COM NEWSLETTER

    Catch up on the top news and features from KSL.com, sent weekly.
    By subscribing, you acknowledge and agree to KSL.com's Terms of Use and Privacy Policy.

    KSL Weather Forecast