News / 
Asesinato de farmacéutico de UT es resuelto 34 años más tarde; responsables muertos

Asesinato de farmacéutico de UT es resuelto 34 años más tarde; responsables muertos

By McKenzie Romero | Posted - Sep. 11, 2015 at 4:12 p.m.



This archived news story is available only for your personal, non-commercial use. Information in the story may be outdated or superseded by additional information. Reading or replaying the story in its archived form does not constitute a republication of the story.

KEARNS — La policía cree que ha resuelto el misterio de quién mató a un farmacéutico en Kearns hace 34 años.

Buddy Conti, de 45 años, fue asesinado a balazos el 27 de agosto de 1981, cuando la farmacia de su propiedad fue robada. Los detectives creen que dos hombres, Richard Gill y Clyde Dudley, fueron los responsables del robo y el asesinato de Conti.

Tanto Gill como Dudley han muerto desde entonces.

Conti y un empleado de ventas Signa Atwood estaban trabajando en la farmacia de Kearns, ubicada en la 4188 W. 5415 South, cuando un hombre armado entró a aproximadamente las 9:00 p.m. exigiendo dinero en efectivo y productos farmacéuticos. Conti y Atwood obedecieron al pedido, entonces se les ordenó salir de la tienda y les dijeron que empezaras a correr hacia un campo, según la policía unificada.

Conti se detuvo, sin embargo, y puede haber confrontado al pistolero. Él fue asesinado a tiros.

Dudley fue entrevistado por la policía poco después de la muerte de Conti, diciéndole a los investigadores que él y Gill habían estado vigilando la farmacia y que planeaban un robo. Nunca se presentaron cargos en el caso, y Dudley se suicidó en 1983.

Gill huyó de Utah y más tarde fue declarado culpable de robo a mano armada en Springfield, Missouri. Murió en Missouri en junio del 2013 sin haber sido traído de vuelta a Utah para enfrentar cargos.

Los detectives de la policía unificada comenzaron a volver a examinar el caso a principios de este año y lo presentaron a la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Salt Lake. Se determinó que no habría habido causa probable suficiente para cargar a Gill y a Dudley de asesinato y robo agravado, ambos delitos de primer grado con penas potenciales de hasta cadena perpetua.

Con nada que sugiera cualquier otra persona puede haber estado involucrado en el asesinato de Conti, el caso se ha cerrado.

Se espera que los investigadores discutan más sobre el caso durante una conferencia de prensa la tarde del viernes.

McKenzie Romero

    SIGN UP FOR THE KSL.COM NEWSLETTER

    Catch up on the top news and features from KSL.com, sent weekly.
    By subscribing, you acknowledge and agree to KSL.com's Terms of Use and Privacy Policy.

    KSL Weather Forecast