¿Por qué hice una tarta de manzana?

¿Por qué hice una tarta de manzana?

By Kate Rose Lee | Posted - Sep. 8, 2015 at 5:23 a.m.



This archived news story is available only for your personal, non-commercial use. Information in the story may be outdated or superseded by additional information. Reading or replaying the story in its archived form does not constitute a republication of the story.

Recientemente, nos compramos una casa vieja. Era propiedad de los mismos dueños desde hace casi 50 años. La pareja, que había criado a su familia ahí, fallecieron recientemente con pocos meses de diferencia entre uno y otro. Su hija estaba vendiendo su hogar, y pudimos comprobar que era muy difícil para ella. Tratando de hacérselo más fácil, le dije que, por favor, volviese en cualquier momento que, ella o sus hermanos, quisieran ver la casa.

La casa cuenta con un manzano y un árbol de ciruelo en el patio trasero y mi familia estaba encantada por comer la deliciosa fruta. Después de estar en la casa cerca de un año, me di cuenta de que sólo había un par de manzanas que quedaban en el árbol. Recogí todas las manzanas restantes y las llevé dentro.

Las ciruelas se habían multiplicado, y tuvimos más de lo que sabíamos qué hacer con ellas. A mi marido se le ocurrió la idea de convertirlas en jugo y sirope.

Viendo las manzanas en la encimera de la cocina, me preguntaba qué hacer con todas ellas cuando, de repente, tuve la idea de hacer un pastel. Yo no soy una gran pastelera y, francamente, no me gusta el pastel de manzana, pero la idea no se me quitaba de la cabeza.

Yo tenía otras cosas que hacer ese día, y dejé las manzanas en la encimera. Al día siguiente, me venía el pensamiento una y otra vez, hasta en el tercer día. Por último, me rendí. Me busqué una receta de Internet para hacer la base y luego traté de averiguar cómo se hace un relleno por el mundo. Al abrir la nevera, para conseguir un poco de mantequilla, me di cuenta de que estaba el sirope de ciruela, y decidí que, ya que no sabía lo que estaba haciendo de todos modos, me gustaría experimentar.

Puse la manzanas y el sirope de ciruelas en un recipiente grande, y los agité juntos antes de extenderlos en la base del pastel que acababa de hacer.

Cubrí la parte superior del pastel con la masa, y me di cuenta que sobraba un poco. Me dio la masa sobrante para moldear un corazón en forma de manzana y la coloqué cuidadosamente en la parte superior de la masa, en el centro. Giré los ojos, me reí de lo que había hecho, y me pregunté una vez más por qué había hecho un pastel que ninguno de nosotros comería. Agarré una bolsa de plstico sellada 'Ziploc freezer', puse todo el pastel dentro de la bolsa, la sellé, y la puse en el congelador.

Un par de días más tarde, sonó mi teléfono. Era la hija que nos había vendido la casa. "Kate, ¿te importara si mi hija, mi hermana, y yo, vamos a ver la casa?". Le dije que, por supuesto, no nos importaba.

Ella me informó de que pararían en el cementerio primero, para visitar la tumba de su madre.

Unas horas más tarde llegaron. Me di cuenta de que mientras caminaban a través de la casa en la que crecieron, les daban cada vez más ganas de llorar. Me excusé, para darles un poco de tiempo de estar a solas.

Un poco más tarde regresé, cuando estaban a punto de salir. "Lo siento mucho", me dijo la hija. "En realidad es el cumpleaños de mamá hoy, y no nos dimos cuenta de lo difícil que iba a ser".

Le sonreí y asentí con simpatía. A medida que se dirigían a la puerta, de repente me di cuenta de algo. Corrí al congelador, agarré el pastel hecho en casa, recordando cómo la hija me había dicho que a su madre le gustaba cocinar, y había pasado incontables horas en esa cocina.

"Aquí", le dije mientras le entregaba el pastel a la hija. "Se trata de un pastel hecho con manzanas del árbol y sirope de ciruela del otro. No tenía ni idea del porqué tuve el sentimiento, la corazonada o el impulso, como si tuviera que hacerlo, pero ahora lo entiendo".

Le sonreí a las tres mujeres.

"Creo que su madre quería que yo lo hiciera para ustedes. Ella debe haber sabido que vendrían en su cumpleaños, y que habría una necesidad".

Cuando cerré la puerta, me sonreí, agradecida de que hubiera escuchado ese pensamiento que me decía que hiciera un pastel que nunca fue pensado para mí. Kate Rose Lee is a Utah native, mother of four and author. You can read more of her writing at www.momentsofchunder.blogspot.com. You can download Kate's radio show free on Itunes at https://itunes.apple.com/us/podcast/the-living-room/id1006910453

Kate Rose Lee

    SIGN UP FOR THE KSL.COM NEWSLETTER

    Catch up on the top news and features from KSL.com, sent weekly.
    By subscribing, you acknowledge and agree to KSL.com's Terms of Use and Privacy Policy.

    KSL Weather Forecast