News / 
Cónsul habla del Derecho Internacional Laboral

Cónsul habla del Derecho Internacional Laboral

By Reinaldo Escobar | Posted - Oct. 16, 2012 at 12:09 p.m.


3 photos

This archived news story is available only for your personal, non-commercial use. Information in the story may be outdated or superseded by additional information. Reading or replaying the story in its archived form does not constitute a republication of the story.

Si los trabajadores sin documentos desparecieran el estado de Utah perdería 2,3 mil millones de dólares en la actividad económica, reveló la cónsul de México en Utah, Socorro Rovirosa Priego durante la conferencia “The Global Dimension of Latino Utah”. La cónsul agregó, que los inmigrantes mexicanos en Utah se concentran en el sector de la construcción en la ciudades, de los servicios en destinos turísticos de Park City y Moab, así como de la agricultura en la zona sur del Estado. La conferencia tuvo lugar en el Westminster College y contó con la presencia de destacadas personalidades locales e internacionales, como el vicegobernador de Utah, Greg Bell, el presidente del Westminster College, Brian Levin-Stankevich y el legislador colombiano, José Darío Salazar. Rovirosa habló del Derecho Internacional Laboral, de la inmigración como fenómeno global, el marco legal de la inmigración en el ámbito internacional y las violaciones a los derechos de los trabajadores. La Cónsul Mexicana comenzó por definir el fenómeno migratorio mundial recordando que en los últimos 20 años se ha convertido en uno de los temas más importantes de la política mundial, al tener incidencia directa en derechos humanos, salud, desarrollo, trabajo, comercio, demografía, seguridad y cultura. En la actualidad hay más de 200 millones de migrantes internacionales, quienes representan únicamente el 3 por ciento de la población mundial. “En los países de destino, la inmigración impulsa el crecimiento económico, al abastecer sectores carentes de mano de obra local, los tradicionales de agricultura, construcción y servicios, así como los emergentes de alta tecnología”, señaló Rovirosa. Añadió, que ello “contribuye a aumentar la demanda interna de bienes y servicios; colmar el vacío generacional por disminución y envejecimiento de la población y contribuir a los sistemas de pensión”. También, se refirió a los efectos negativos que produce la inmigración específicamente en los países que generan la inmigración. “Desintegración familiar, fuga de cerebros, pérdida de recursos humanos en países de origen y tránsito, actividades delictivas como trata de personas”, expresó. La funcionaria diplomática agregó, que también produce efectos negativos en los países de destino como fragmentación social, al no existir políticas de integración, discriminación en el mercado de trabajo, actitudes xenofóbicas y criminalización de la inmigración. Posteriormente, la Cónsul mencionó los diversos tratados internacionales que se han firmado para proteger los derechos de los trabajadores, tales como el Convenio 97 adoptado en 1949, el 143 adoptado en 1975 y la Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios, y de sus familias firmada en 1990. Sin embargo esta Convención no ha sido ratificada por ninguno de los países desarrollados que son los receptores de los trabajadores migrantes. La diplomática mexicana señaló que Estados Unidos, tampoco ha firmado ninguna de estos instrumentos internacionales. “Debe señalarse que esta falta de ratificaciones deriva de la reticencia para asumir obligaciones internacionales que impliquen respetar los derechos de los migrantes”, manifestó Rovirosa. Durante su intervención que fue programada como parte de la celebración del mes de la herencia latina en Utah, la cónsul mexicana recordó que los trabajadores migrantes se dedican principalmente a los trabajos que se conocen como “sucios, peligrosos y menospreciados”. Se trata de trabajos que los nativos de los países de destino no quieren realizar, y que conllevan una serie de problemas para quienes se dedican a ellos. “Los principales problemas que enfrentan los trabajadores migrantes son los bajos salarios, peligros de accidentes, falta de pago, falta de protección social, negación de derechos sindicales y discriminación”, indicó. Por otra parte dijo que estos trabajos tienen el inconveniente de que son inestables, enfrentan más tasas de desempleo que los de los nativos y en tiempos de recesión, la carga principal del ajuste suele recaer en las poblaciones migrantes. Expresó, que son “las más vulnerables y también son percibidas como el origen de todos los males que afectan al Estado receptor: desempleo, criminalidad y abuso de servicios públicos”. Asimismo, citó al “Inmigration Policy Center” como fuente del dato de que son 362,000 los latinos que actualmente residen en Utah, lo que representa unicamente el 7 % de la totalidad de la población latina de Estados Unidos. Finalmente, aseveró que el gran reto que enfrentan los gobiernos es cómo gestionar la migración de forma que genere crecimiento y prosperidad tanto en los países de origen como en los de destino, al mismo tiempo que proteja y beneficie a los propios trabajadores migrantes.

Photos

Reinaldo Escobar

    SIGN UP FOR THE KSL.COM NEWSLETTER

    Catch up on the top news and features from KSL.com, sent weekly.
    By subscribing, you acknowledge and agree to KSL.com's Terms of Use and Privacy Policy.

    KSL Weather Forecast