News / 

La visita al Templo

By Tania Navarro | Posted - Oct. 5, 2012 at 11:32 a.m.



This archived news story is available only for your personal, non-commercial use. Information in the story may be outdated or superseded by additional information. Reading or replaying the story in its archived form does not constitute a republication of the story.

Hace casi tres años llegué a vivir a Salt Lake City y cuando platicaba con amigos y les decía que me mudaría a esta ciudad, era irremediable que lo relacionaran con la Iglesia SUD, de la que yo sabía muy poco. "¿Te casaste con un mormón?" llegaron a preguntarme y solo hasta que arribé a mi nueva casa, entendí la estrecha conexión que tiene Utah con la religión del profeta Joseph Smith. Casi de inmediato, comencé a documentarme, a indagar sobre esta congregación y mi sorpresa fue agrandándose conforme leía o me enteraba de la corta pero intrigante historia de la Iglesia SUD. Las capillas en todas las comunidades, los icónicos misioneros o "elders", el Angel Moroni en la punta de todos los templos y sobre todo, la cartografía de la ciudad basada en la ubicación del Templo Mayor, fueron algunas de las primeras características que identifiqué. Lo más raro para mí, fue verme como católica, en una minoría después de haber crecido en México, en donde una gran y vasta mayoría practica mi religión. También era curioso regresar a mi lugar de origen y que surgieran más preguntas sobre la Iglesia SUD. Por eso, cuando me dijeron que había la oportunidad de entrar a un Templo, de inmediato me interesó saber más de la religión a la que pertenecen muchos de mis nuevos amigos, vecinos y compañeros de trabajo. Mi visita al Templo de Brigham City, fue justo unos días antes de que fuera dedicado, es decir, antes de que entrara en funcionamiento y se convirtiera en un lugar al que solo son admitidos los miembros de Iglesia que cuenten con una recomendación, que los avala como miembros fieles a su creencia. El lugar, ubicado una hora al norte de Salt Lake City, lucía repleto. Personas de todas las religiones y de diversas partes del mundo, aprovecharon el momento de "puertas abiertas" que el nuevo Templo ofreció. A mi llegada, una pareja de misioneros me recibieron y me guiaron por todos los rincones del lugar. Primero vimos un video, sobre la historia de los Templos de la Iglesia SUD y me quedó claro el misterio por el que no cualquier persona puede ingresar al Templo una vez que se encuentre dedicado al Señor, pues para los miembros de la Iglesia éste es el lugar más sagrado que existe en la tierra. En general, entendí mucha de la simbología con que se maneja esta religión, la cual me pareció muy pura y transparente, llena de elementos cuya finalidad es brindar paz e inspiración para los creyentes. Por ejemplo, los vestuarios acomodados en el interior del Templo, en donde los feligreses se despojan de sus trajes y pertenencias para vestir ropa blanca, lo que los hace similares en toda su magnitud cuando visitan este lugar. No importa cuanto dinero tengas o quien seas en el mundo exterior, ahí todos son tratados como iguales. Otra característica que hace a la Iglesia SUD muy distinta de mi religión, es que nosotros visitamos la Iglesia los domingos y los Templos SUD solo se encuentran abiertos de lunes a sábados; los domingos, se visitan las capillas tradicionales ubicadas en los vecindarios, en donde se llevan a cabo los servicios, algo parecido a las misas. Las ceremonias que se llevan a cabo en los Templos SUD tienen finalidades específicas y descritas conforme a sus tradiciones y creencias. Pero regresando al Templo de Brigham City, quisiera compartir la impresión que me dejaron todos los detalles con que cuenta la decoración del lugar, desde el arte que adorna las paredes, los majestuosos candelabros que alumbran las diferentes salas y los tapetes confeccionados a mano para preservar la belleza del lugar. Conforme vas dejando un nivel abajo, la fineza en los ornamentos del Templo, se vuelve más y más detallada y hermosa, simbolizando que al ir subiendo escaleras se está cada vez más cerca del cielo. Asimismo en la Sala de Sellamiento, en donde se llevan a cabo ceremonias de unión entre parejas y familias, me quedó claro porque los creyentes de la Iglesia SUD, refieren que sus matrimonios van más allá de la vida terrenal, pues una vez que son consagrados pueden contemplarse entre espejos que brindan la ilusión óptica de un reflejo sucesivo que no tiene final. En muchos de nuestros países, incluido México y curiosamente mi ciudad, Tijuana, próximamente las personas de todas las religiones, podrán visitar el Templo SUD antes de que sea dedicado. Recientemente, la Iglesia anunció la construcción de más Templos en otras ciudades como en Barranqulla, Colombia; Concepción, Chile; Córdova, Argentina; Trujillo, Perú; y Tegucigalpa, Honduras. La oportunidad eventualmente volverá para los que residimos en Utah, cuando sean abiertos los Templos en Payson y en Provo. Tania Navarro is an investigative reporter for OKespañol, a Hispanic publication of Deseret Media. She writes stories focusing on minority issues, in particular the Mexican community in the Wasatch Front. tnavarro@okespanol.com

Tania Navarro

    SIGN UP FOR THE KSL.COM NEWSLETTER

    Catch up on the top news and features from KSL.com, sent weekly.
    By subscribing, you acknowledge and agree to KSL.com's Terms of Use and Privacy Policy.

    KSL Weather Forecast