La cuarta parte de la población tiene mal crédito



Estimated read time: 5-6 minutes

This archived news story is available only for your personal, non-commercial use. Information in the story may be outdated or superseded by additional information. Reading or replaying the story in its archived form does not constitute a republication of the story.

Celsa Díaz es una de entre las miles de personas que se vio seriamente afectada, por la reciente crisis inmobiliaria que precipitó la recesión económica. Ella perdió su casa que fue reposeída como consecuencia del exorbitante aumento de la cuota de amortización, por efecto de un crédito balón que estaba diseñado para inversionistas, pero fue inescrupulosamente vendido por los prestamistas a familias que buscaban hacer realidad, el sueño de tener casita propia. Con la pérdida de su vivienda, les sobrevino otro desastre que fue la caída de su puntaje crediticio, como consecuencia de la reposesión de su casa por parte del banco. Esto pudo comprobarlo, cuando se le arruinó su auto y se vio en la necesidad de comprar otro. Ni pensó en acercarse a una tienda de carros nuevos, a sabiendas de que con su mal crédito no le aprobarían el préstamo. Entonces, encontró un almacén de autos usados en el que le prometían venderle uno, sin importar si tenía mal crédito. Lo que no decía el anuncio es que le cobrarían un porcentaje del 25% de interés, por unos cuantos miles de dólares que le facilitarían, para cubrir la financiación del vehículo. Lo mismo le sucedió, cuando se acercó a la institución bancaria en donde tenía su cuenta corriente, para solicitar otro préstamo destinado a pagar la matrícula universitaria de su hijo y le fue negado. Solo entonces comprendió plenamente, el costo que implica tener un mal crédito. El acceso a comprar bienes tan indispensables, como un auto o la educación superior se limita enormemente, y si finalmente se obtiene su costo puede llegar a ser muy alto. Sin embargo, como Díaz se estima que se encuentran no solo los hispanos, sino todos los ciudadanos de Estados Unidos. Aunque el efecto de la recesión se ha sentido más en las minorías, esta no discrimina a la hora de cobrar víctimas. Se estima que uno de cada cuatro esatadounidenses tienen serios problemas con su crédito. Esto, se mide mediante una tabla de puntuación conocida como FICO y según sea la calificación que la persona tenga, así será el porcentaje de interés que obtendrá para su préstamo. Si es muy bajo, sencillamente las compañías financieras se negarán a hacerle el préstamo. El puntaje lo miden tres compañías nacionales que son “Equifax”, “Experian” y “TransUnion”. El puntaje va desde 400 hasta 800, siendo 600 malo, 710 lo promedio, 730 bueno, 760 muy bueno y 800 excelente. En base a este puntaje es que las compañías crediticias evalúan el riesgo que toman, a la hora de desembolsar un préstamo a un solicitante. Esto mide la historia financiera de la persona, y le da una idea de cómo se ha comportado esa persona en el manejo de su presupuesto, y sus obligaciones financieras. Arroja luces sobre si ha contraído muchas deudas, si las ha pagado oportunamente, o si sencillamente las ha pagado. Hasta el año 2007, quienes ostentaban un puntaje de 620 era considerado como una persona que podía obtener un préstamo con intereses razonables. Actualmente, los estándares son más altos, se exige como mínimo 680 puntos para un buen interés y preferiblemente 720. Por ejemplo, en un préstamo para vivienda quien posea un puntaje de 620 tendrá que pagar un interés de 0,5 o 0,75 más alto, de lo que hubiera tenido que pagar anteriormente. En otras palabras, el dinero se ha puesto más caro. O dicho mejor, hasta el precio del dinero ha subido. Los criterios que usan las oficinas que evalúan este puntaje son la cuota de amortización de la propiedad, el pago del auto, el pago de las tarjetas de crédito y préstamos estudiantiles. Otros criterios que inciden de modo más negativo en su historial de crédito y por lo tanto en su puntaje son los datos que figuran en los récords públicos, tales como cobranzas, bancarrotas, deudas de impuestos, juicios o bancarrotas. Estafas Esta situación ha permitido que personas inescrupulosas se aprovechen de la comunidad latina, y les ofrezcan borrar su mal crédito a cambio de que les paguen una suma de dinero. Ni la persona, ni ninguna compañía puede hacer nada para borrar el reporte negativo, sin embargo, si continúa haciendo el pago de sus cuentas cumplidamente, este reporte tendrá cada vez menos impacto en el puntaje crediticio. E incluso llegará a desaparecer completamente del reporte, y no incidirá para nada en el puntaje. La mora en los pagos, las cobranzas, los juicios para obligar a pagar, las deudas de impuestos y la bancarrota se dejan de reportar después de 7 años. Sin embargo, algunas compañías de financiamiento están considerando en la práctica solo 3 años, y empiezan a ofrecer préstamos a buen interés. Una persona con mal crédito, no debe perder las esperanzas de obtener un buen préstamo, porque no todas las instituciones prestamistas tienen en cuenta los mismos criterios para otorgar los préstamos. Sin embargo, las personas agobiadas por las deudas pueden acudir a instituciones que les brinden asesoría para pagar sus deudas a plazos, y de acuerdo a sus posibilidades. Una de las recomendaciones que expertos como Preston Cochrane, presidente de “AAA Fair Credit Foundation” hace, es acudir a los recursos existentes para mejorar el puntaje crediticio. Uno de estos es consultar anualmente el puntaje que se tiene, lo que se pude hacer gratuitamente accediendo a la página web www.annualcreditreport.com

Reinaldo Escobar

    SIGN UP FOR THE KSL.COM NEWSLETTER

    Catch up on the top news and features from KSL.com, sent weekly.
    By subscribing, you acknowledge and agree to KSL.com's Terms of Use and Privacy Policy.

    KSL Weather Forecast