Las consecuencias de un coeficiente intelectual alto para la salud mental

Las consecuencias de un coeficiente intelectual alto para la salud mental


1 photo

Estimated read time: 3-4 minutes

This archived news story is available only for your personal, non-commercial use. Information in the story may be outdated or superseded by additional information. Reading or replaying the story in its archived form does not constitute a republication of the story.

Cuidado, cerebritos. Tener el tipo de cerebro activo asociado a la alta inteligencia también puede causar estrés y ansiedad, según una investigación reciente.

El estudio informó que con frecuencia, los estudiantes universitarios con una gran inteligencia verbal – en otras palabras, gente con talento para escuchar, recordar conversaciones y entender palabras habladas o escritas – son más propensos a preocuparse por eventos de su vida cotidiana que sus colegas menos dotados.

Como señaló la revista Slate en un artículo publicado recientemente en el que se estudiaban las conexiones entre el bienestar mental y los niveles de CI, “la idea de que los que se preocupan son más astutos que el promedio podría tener sentido; una mente preocupada es una mente que busca, y la gente más inteligente podría contar con la agilidad cognitiva necesaria para examinar las múltiples aristas de cualquier situación”.

Las personas más inteligentes pueden prever todo tipo de escenarios catastróficos y no logran “dejar fluir” las cosas, mentalidad adoptada por personas más relajadas.

El estudio reciente refleja otras investigaciones, arrojando más luz sobre la conexión entre la inteligencia y la ansiedad, la cual es abordada frecuentemente en listas de consejos para los padres de niños superdotados. Por ejemplo, un artículo del The Anxiety-Free Child Program delinea la “tendencia excesiva a emocionarse” que normalmente viene junto con una gran inteligencia.

Los niños superdotados pueden tener “personalidades sensibles, brillantes e intensas, capaces de procesar enormes cantidades de información de sus ambientes”, señala el artículo. Pero “un niño que opere a un nivel intelectual, emocional o (imaginativo) avanzado puede tener dificultades para integrarse”, lo que genera ansiedad y estrés.

Lo que es más importante, la mayoría de las investigaciones sobre las consecuencias de ser inteligente para la salud mental diferencian entre la inteligencia verbal y la no verbal. Como fue señalado anteriormente, el estudio reciente se concentró en la primera variedad y destacó cómo la capacidad de recordar (y luego analizar excesivamente) situaciones sociales del pasado puede causar aflicción.

“Los que poseen inteligencia verbal son atormentados por su memoria para los detalles, mientras que aquellos que son mejores en entender señales no verbales pueden recopilar más información en el momento y tener menos necesidad de recapitular acontecimientos en sus vidas después”, informó la New York Magazine en su cobertura del estudio.

Según la Anxiety and Depression Association of America, canalizar la capacidad de la gente con inteligencia no verbal de dejar atrás lo que pasó no es la única forma que tienen aquellos con inteligencia verbal de reducir el estrés y la ansiedad. Estas personas también deberían tener una dieta balanceada, hacer ejercicio a diario para sentirse bien, dormir suficientes horas y tratar de dar lo mejor de sí en vez de intentar ser perfectos. E-mail: kdallas@deseretnews.com Twitter: @kelsey_dallas

Photos

Kelsey Dallas

    SIGN UP FOR THE KSL.COM NEWSLETTER

    Catch up on the top news and features from KSL.com, sent weekly.
    By subscribing, you acknowledge and agree to KSL.com's Terms of Use and Privacy Policy.

    KSL Weather Forecast